fbpx

Contacta con nosotros:

 

T. +34 976 100 400

 

O si lo prefieres puedes dejarnos un mensaje:


Optimiza tu calefacción con un buen mantenimiento

mantenimiento calefacción

Optimiza tu calefacción con un buen mantenimiento

El mantenimiento de los sistemas de calefacción es fundamental para su correcto funcionamiento, además un cuidado deficiente de las instalaciones y los equipos afecta a su eficiencia energética, repercute en los costes y supone un riesgo de accidentes.

Os vamos a dar unos consejos para tenerlo todo a punto y mejorar el rendimiento de las calderas y los radiadores optimizando el gasto en calefacción y reduciendo hasta un 10% el consumo energético.

Mantenimiento de la caldera

  • 1º paso: Asegúrate de que la caldera esté correctamente conectada antes de ponerla en marcha. Comprueba tanto el enchufe a la red eléctrica como el conducto del gas y las tomas de entrada y salida de agua.
  • 2º paso: Después comprobaremos que la presión es correcta. Generalmente el aparato estará entre 1,2 y 1,5 bares. Si los parámetros entre los que se mueve tu caldera no son los adecuados corrígelos utilizando la llave de llenado de la caldera.
  • 3º paso: Revisa que la temperatura de confort sea la adecuada, la temperatura fijada y su mantenimiento son cruciales para el coste que tendrá caldear la oficina. Lo recomendable es mantenerla a 23ºC durante las horas de trabajo y a 18ºC cuando estés fuera de la oficina. Mantener la caldera encendida optimiza el gasto de calefacción ya que evita el esfuerzo energético que supone volver a alcanzar la temperatura de confort. 
  • 4º paso: Revisa que los radiadores calienten bien. Para que no fallen es recomendable purgarlos una vez al año. Purgarlos consiste en eliminar el aire acumulado del circuito de calefacción, de forma que el agua caliente se distribuya adecuadamente y llene los radiadores para que puedan rendir todo su potencial. Los radiadores incorporan una válvula de purgado. Debes utilizarla con la caldera apagada durante al menos dos horas con un destornillador y un recipiente para recoger el agua, girando despacio el purgador para abrirlo y volver a cerrarlo cuando cese el silbido del aire acumulado dentro y comiencen a salir gotas de agua.
Este es un mantenimiento básico que puedes realizar tu mismo en tu empresa, para cosas más complejas te recomendamos que te pongas en manos de profesionales como efelec servicios.